Ocho apellidos vascos, 2014

Semana Santa 2014, cuando Noé llegó a la tierra en vasco

Muchos de nosotros tenemos que volver a la triste rutina en unos días. Lo cortas que se hacen algunas semanas. Y si no, que se lo digan a los productores de “Ocho apellidos vascos”, que sigue recaudando cifras de récord semana a semana. Pero además de eso, y de algún trepamuros que se ha colado a finales de esta semana, lo más destacable ha sido el estreno de Noé, la nueva de Aronofsky. ¿Que porque hablo de esto? Quiero hacer una especie de “llamamiento” a la coherencia ante algunas opiniones vertidas sobre la película bíblica del año, con todo el respeto a la emisión anual televisiva de Ben-Hur (William Wyler, 1959).

Sigue leyendo

new-wolf-of-wall-street-trailer-leonardo-dicaprio-is-the-wealthiest-stockbroker-in-the-world

El lobo de Scorsese

DiCaprio lo borda, otra vez.  Sorprendetemente, o no tanto, ha vuelto a realizar una interpretación en la que lo da todo, hasta el límite, y no se le ha vuelto a reconocer. Este año se postulaba como ganador al mejor actor de la edición anual de los Premios de la Academia de Cine -también llamados Oscars- y ha vuelto a ser ignorado. Independientemente de esto, El lobo de Wall Street es una película que se disfruta, y de que manera.

Sigue leyendo

Como cagarla con una obra maestra, by Hollywood

300, esto es esparta, meme
“-¿Esto que es?
– ESPARTAAAAAA

Esta semana asistí impávido viendo como se han cargado a una de las películas míticas de la década presente. Tuve el placer (o la desgracia) de acudir a ver 300: el origen de un imperio, en los cines Splau Full HD de Cornellà, y me encontré con algo completamente inesperado (entiéndase la ironía). Una vez más, sorprendentemente el tráiler no tenía nada que ver con la película completa. Era una de las más esperadas del año, y la historia que contaba, además del punto de partida, prometían. Pero Hollywood nunca deja de sorprendernos, y aparte de no premiar a Leonardo DiCaprio otro año como mejor actor en los Oscar, han destrozado 300. Creo que voy a empezar a darle un voto de confianza al cine español (leáse Ocho apellidos vascos).

Sigue leyendo